El mercado de la Barceloneta, guía no oficial de esta meca gastro

Qué ver 0 234
El mercado de la barceloneta
Historia del mercat

Si usted es de los que cuando viajan buscan siempre los mercados porque considera que en ellos se reúne la esencia de cada país y ciudad, está de enhorabuena. En el de la Barceloneta encontrará exactamente eso pero sin el agobio turístico que ha convertido La Boquería en la antesala del infierno.

El actual mercado de la Barceloneta es el resultado de una reforma integral comenzada en el 2002 y acabada en el 2007. Durante esos años, la actividad comercial se trasladó a unas carpas provisionales (como en las que lleva años albergado el Mercat de Sant Antoni) que  secuestraron la plaza pública durante un lustro. La estructura bajo la que usted paseará y comprará viandas es la original de 1884 diseñada por Antoni Rovira i Trías para sustituir el mercado ambulante que se celebraba en este mismo lugar. Es obra del arquitecto Josep Miàs y tiene unas cubiertas que sobrepasan la estructura original y se derraman sobre la calle.

El 23 de noviembre de 1938 una bomba cayó sobre el antiguo mercado causando 42 muertos obligando a ser reconstruido y reinaugurado en 1940. Esta primera reforma contaba con casi 400 paradas en sus estrechos pasillos y un buen número de puestos y tiendas en el exterior. Hoy en día éstas se conservan en el lado que da a la calle Maquinista y son principalmente mercerías y tiendas de ropa donde encontrar estupendos bikinis, bragas y sujetadores.

Peces, pollos y olivas.

El mercado actual cuenta con algo más de cuarenta paradas entre las que destaca la diminuta Peixetería Quim especializada en pez de playa y donde podemos encontrar ingredientes para una sopa o caldero de pescado tan exóticos como el pez rata, el pez araña o la escorpora (un animal realmente feo que en el Cantábrico se conoce como cabracho). Quim también tiene Lluç de bou todo el año y (en verano) vaca serrana o merillo. Todo el género viene directamente de Arenys de mar y no se congela. A su lado, Feli (32 años en el recinto) ofrece un género más tradicional (cola de rape, sepia fresca) y atún (lomos y ventresca) que recuerda que en tiempos el suyo era el único puesto en donde se podía comprar este pescado.

Justo enfrente de las dos pescaderías encontramos al personaje más veterano del recinto. Se trata de Pere que lleva 53 años trabajando en la Pollería Batllori y prepara ricas hamburguesas con cebolla, ajo, perejil o escalibada. Pere no se jubila por vocación y es un profesional que siempre ha ayudado a que los vecinos que estaban pasando por una mala racha económica no se quedaran con el estómago vacío a fin de mes. Comparte parada con una carnicería con un excelente buey y una charcutería.

Otra pollería altamente recomendable es la de Francesc que hace, aunque no todos los días, unos sensacionales libritos de queso combinado con nueces, naranja confitada y almendras, piña, manzana o sobreasada. Si usted tiene suerte y los ha preparado el día de su visita, probará los más que contundentes libritos de muslo de pollo con jamón ibérico. Llevan 34 años aquí y los que les quedan.

Ocupado una posición central hallamos Bacalao Martínez que ofrece el pescado (salado y desalado, en lomos o entero) que le da nombre junto a una extensa selección de olivas entre las que destacan la muerta (llamada porque es la última en caer) la aloreña (con ajo) la de Aragón y la de mojo picón. También tienen conservas traídas directamente de las Rías gallegas.

Esmorzars de forquilla

Si salimos del mercado por el lado de la calle Sant Carles encontramos sendos restaurantes a cada lado. En el derecho está la sucursal barceloneta de El Guindilla que pertenece al Asador de Aranda y ofrece un menú de tapas a medio camino entre lo guiri y lo local a buen precio.

Más interesante es el recién abierto Caballa Canalla que tiene el valor de ofrecer contundentes esmorzars de forquilla a dos pasos de La Cova Fumada. Los desayunos de tenedor son toda una tradición en el barrio. Originalmente era lo que comían los pescadores para reponer fuerzas tras toda la noche faenando. Hoy en día, aunque se siguen sirviendo a los trabajadores del mar, son muchos los barceloneses que quedan temprano para engullirlo y agarrar calorías, no para reponer las gastadas durante la noche sino para quemar durante el día que empieza.

El mercado abre de lunes a jueves de 07,00 a15,00 horas, los viernes de 07,00 a 20,30 horas y los sábados de 07,00 a 15,00 horas.

Valora este reportaje

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)

Loading...

Valoración del Editor

  • Valoración
  • Puntuación total

Valoración del usuario

  • Valoración
  • Puntuación total

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *

Ofertas de alojamiento

Indica tus fechas

Fecha de entrada

calendar

Fecha de salida

calendar

Sin comisiones
y precio mínimo garantizado

Planes en BCN

Enlaces interesantes

La Barceloneta en Facebook